dimarts, 11 de desembre de 2012

Carta abierta al Ministro Ignacio Wert

Font: http://aparachutemind.wordpress.com


"Señor Wert,

Me llamo Antonio, soy catalán hijo de catalanes de origen andaluz y entre mis varias actividades, soy profesor de catalán y de castellano en Inglaterra. Voy a ir directo al grano. Ustedes no entienden Catalunya más allá de sus prejuicios seculares y le puedo asegurar que en Catalunya, la inmensa mayoría de catalanes no entiende ni aceptará jamás su reforma educativa que quiere partir Catalunya en dos. Mire, soy hijo de la inmersión lingüística en Catalunya, nací en ella y me he educado plenamente en ella y créame, no tengo ninguna queja y no deseo que me hubieran educado en un sistema educativo diferente. No me puedo quejar por una razón muy sencilla señor Wert, porque si la educación en Catalunya hubiera seguido sus planes de españolización, yo ahora no sería un catalán más, sería un hijo de inmigrantes españoles.

Estos días me he planteado lo que hubiera significado para mí su intento de “españolizar” Catalunya si mis padres hubieran querido que a mí me enseñaran en castellano, y sabe lo que veo? Me imagino yendo a una escuela en la que mis amigos de origen catalán van a una clase y yo voy a otra, la de los castellano-hablantes. Se imagina usted el conflicto identitario que estaría sufriendo ahora mismo si a mí y a toda una generación de catalanes provenientes de otros lugares de España nos hubieran educado con el estigma de ser “los castellanos”, y que nosotros viéramos a nuestros colegas catalanes como “los catalanes”? Se imagina usted la fractura que existiría en la sociedad catalana si esa ley que pretende aplicar ahora se hubiera impuesto a principios de la transición? Seguramente sí, lo saben muy bien. Ustedes saben perfectamente cual es el secreto de la cohesión social en Catalunya y no es otro que la inmersión lingüística. Sepa usted que gracias a la inmersión lingüística nadie me ve como foráneo en Catalunya aún siendo hijo de inmigrantes andaluces. Gracias a la inmersión lingüística integrarse en Catalunya es solo una cuestión de sentido común, el sentido común que les falta a ustedes y que les sobra a los muchos inmigrantes que llegaron a Catalunya en los 60 y que con muchos menos estudios que ustedes, sentían el respeto suficiente por la sociedad que les acogía como para hacer que sus hijos aprendieran catalán después de la muerte de Franco. Es normal. A mis padres, como a muchos otros padres recién llegados de otros lugares de España, no se les pasó por la cabeza en ningún momento que nos escolarizaran en castellano. Porque mis padres miraban alrededor y veían gente que hablaba otro idioma aparte del suyo, y por una simple cuestión de respeto y de sentido común querían que yo aprendiera esa lengua para integrarme mejor. Fíjese usted que soy catalán y en Cataluña jamás me he sentido insultado o marginado por ser hijo de quién soy o por venir de otro lugar y sabe porqué? Se lo diré en una palabra: respeto. Respeto por la nueva sociedad en la que esa generación de andaluces, extremeños y gallegos (y de otras tantas partes del territorio español) iban a vivir posiblemente el resto de sus vidas; respeto por la gente que en Catalunya hablaba una lengua distinta del castellano.

Así es señor Wert, la gente humilde no necesita estudios para entender lo más básico, que hablar dos lenguas es mejor que hablar solo una, que no pasa nada por hablar una lengua diferente a la propia. Señor Wert, en la sociedad catalana, como en cualquier otra sociedad, hay problemas pero créame, la convivencia entre catalanes no es uno de ellos gracias a la inmersión lingüística. Usted no habrá tenido el placer de oír recitar a García Lorca con acento catalán de Lleida, verdad? Yo sí, en la facultad de letras de la Universidad de Lérida, donde catalanes “de pura cepa” estudiaban Filología Hispánica con pasión desbordante. Quizás ésto a usted le suene raro pero créame, en Catalunya es normal. En el sistema catalán de inmersión, yo he aprendido las jarchas, he leído a Bécquer y se lo que es la desamortización de Mendizábal. Y he disfrutado de Ramón LLull, Jordi de Sant Jordi, del Decret de Nova Planta, y de la Renaixença catalana. Fíjese usted. Señor Wert, gracias a su proyecto de ley, el sentimiento independentista crece cada día en Catalunya, y gracias a su proyecto de ley seguiremos aprendiendo la lengua y la literatura de Catalunya y de España, pero esta vez en una Catalunya que será ya independiente porque gracias a la inmersión lingüística, en Catalunya casi nadie se traga sus delirios españolistas. No nos partirán. Señor Wert, en nombre de una mayoría de catalanes que se ha criado en la inmersión lingüística, le pido que dé marcha atrás a su proyecto de ley. Catalunya no lo necesita porque ese proyecto está a años luz de la realidad social catalana y de la experiencia vital de una inmensa mayoría de catalanes.
"

2 comentaris:

  1. Boníssim. I la inmensa majoria dels rectors de les Universitats espanyoles, amb el de la Complutense al capdavant, ja han anunciat que s'apunten a la campanya pro-Inmersió. Tenir aliats fora resulta imprescindible: a veure si es convenç a a la UE, que demostrin que s'han gunayat el Nobel dels collons.

    Oportunista Rubalcaba en les seves declaracions dient que el PSOE es declara defensor de l'Inmersió després d'haver-nos amargat durant tota la campanya.

    ResponElimina
  2. De fet, la llei aquesta no només afecta a la immersió. L'euskera i el gallec també se n'hi veurien sèriament afectades, i el 'valencià' sembla que també.

    Del Rubalcaba millor no parlar-ne. Els sociates fa temps que han perdut el rumb.

    ResponElimina